¿Sabias qué es la espelta…?

      La espelta, también conocida como escanda, es un tipo de cereal que lleva cultivándose desde hace más de 7.000 años, y está considerada como el origen de todas las variedades de trigo actuales. Sus múltiples beneficios, tanto nutricionales como para el medio ambiente, han provocado que de un tiempo a esta parte sufra un crecimiento en su consumo, que va más allá de una simple y pasajera moda.

Ha sido minuciosamente estudiada y sus proteínas  contienen los 8 aminoácidos esenciales, ácidos grasos (tan importantes para el sistema nervioso), hidratos de carbono, vitaminas y además es una escelente fuente de fibra.

Son muchos los médicos y nutricionistas que la recomiendan por ser hipoalergénica, ya en el siglo Xll Santa Hidelgarda la recomendaba : ” La espelta es el mejor cereal: calienta, robustece, vigoriza, es mas rico y mas tierno que cualquier otro. La espelta produce carne firme y sangre pura, pone alegría en el corazón y da ganas de vivir. Se coma como se coma la espelta, como pan o cocinado de otras formas, es excelente y fácil de digerir”.

 

      ¿Dónde conseguimos la espelta?

Principalmente en herbolarios y tiendas ecológicas. Aunque en Carrefur también la encontraremos en la sección de productos ecológicos, además  también tienen con la marca de productos de nuestra tierra “la escanda” que es lo mismo; pero a pesar de que no es ecológica tiene un precio de escándalo, así que ni la he comprado para probarla.

Llevo muchos años consumiendo la espelta, así que he probado casi todas las marcas que tenemos en el mercado y para hacer mi pan y bizcochos hace años que elegí las harinas del “Rincón del Segura”.

Me gustan porque además de tener su humedad exacta y que el pan, pizzas, bizcochos y otros bollos suben perfectamente, se que están recién molidas (con un molino de piedra) y tienen su germen,  cosa que no sucede con otras harinas, pues éste hace que la harina se enrancie antes. Por ello éstas harinas tienen una fecha de caducidad más corta. Otra de las cosas que me gustó desde un principio es que vienen envasadas en un saco de papel marrón impidiendo que les de la luz y los granos los tienen en saquitos de tela, no en plásticos. Aunque yo los compro en sacos de 5 kg. pues me sale más económico, Ja! y la espelta semi-integral en sacos de 25 Kg. Aún recuerdo que la primera vez que lo pedí me advirtieron que tenía fecha de caducidad mas corta y que al ser ecológica se me podía estropear. Pero yo hago tantas cosas que me dura un mes y medio o dos como mucho. Y eso que la alterno con la espelta blanca, la de centeno o khorasan (el Kamut).

El inconveniente de usar otras harinas… bueno, para el pan no suben igual, solo las encuentras integrales y aquí la tenemos con un 80% de cáscara  y eso hace que no sea tan pesada. Mas de una vez me he quedado sin harina y tuve que ir al herbolario mas cercano y comprar espelta de Granero… Uf!!! ¿sabéis lo desagradable que es estar comiendo un bizcocho y encontrarte una paja en la boca? pues me ha pasado mas de una vez y con varias marcas. Además de que pagas bastante mas por algo de menos calidad.

Llevo mas de diez años consumiéndolas y recomendándolas. Muchas amigas  mías las gastan  y están tan contentas como yo. Pero antes de escribir éste post a primeros de Junio aprovechando que mi marido tenía puente  de paso que íbamos a Benidorm, nos pasamos a visitar la fábrica y así hablar con uno de los dueños y pedirle permiso para poder nombrarles y recomendarles desde mi página web. Nos atendieron amablemente y mostraron el molino explicándonos todo el proceso desde la molienda, el envasado y hasta la elaboración de sus panes con masa madre. Yo ya había visto encantada el vídeo de su web, pero mi marido quedó asombradísimo y encantado, y hasta les dió la enhorabuena por tener algo tan bonito y artesano.

Si os apetece podéis pinchar y curiosear todo lo que tienen en su web: http://www.artesaniadelasierra.com/rincondelsegura/

Submit a Comment

Pin It on Pinterest

Shares